Cultura mediática en “The Truman Show”

“The Truman Show” es una particular película que trata sobre un individuo que protagoniza, sin saberlo,  una enorme producción televisiva de una gran corporación que cubre todos los sucesos de su vida. Desde su nacimiento, fue integrado en una gigantesca cúpula en donde está construida una ciudad, Seahaven, una especie de ciudad utópica en donde todas las personas que allí viven (actores pagados para simular un ambiente real de cotidianeidad y relaciones interpersonales) tienen una vida perfecta y son “felices”, engañando de cierta forma a Truman Burbank (el protagonista). Esta compleja producción se transmite las veinticuatro horas del día para el deleite de todo el mundo.

La noción de espectáculo presente en la trama de la película se refleja en la planeación y producción previa de los acontecimientos en la vida del protagonista, y como estos toman forma. Todos los acontecimientos que le ocurren a Truman son previamente planeados por Cristoph, personaje que dirige la corporación encargada del show, y son llevados a cabo por su equipo y los actores en Seahaven. Los sucesos en el programa son maquinados, pero aún así, Truman continúa viviendo inocentemente su vida. Estos factores convergen dentro del producto final, que resulta ser una realidad ilusoria en donde el grado de veracidad de los hechos es mínimo, principalmente reflejado en las acciones impredecibles que fuese a tener Truman.

La corporación predefinía todos los eventos que habrían de ocurrirle al protagonista, en base a esto, se pueden dar claros ejemplos de la noción de espectáculo presente. Con el fin de que Truman no siguiese elaborando su anhelo de convertirse en explorador (considerando que algún día pudiese salir de la ciudad/cúpula), orquestaron la falsa muerte de su padre en un accidente marítimo, desarrollando así el miedo al mar de Truman que no le permite salir de la ciudad.

Otro ejemplo importante es cómo trataron las relaciones amorosas de Truman, ya que él se enamora de una de las extras de la serie y se produce un enamoramiento, siendo que tenían a una actriz dispuesta para ser su futura esposa, lo que significó, después de extender este amorío como recurso dramático (al igual que con la reaparición del padre de Truman), la expulsión forzada de la extra del “set” del programa para dar lugar a la relación planeada.

La cultura mediática se manifiesta en cómo se llevan a cabo los acontecimientos mencionados. En muchas ocasiones, los hechos se modifican con el fin de complacer a las masas televidentes, esto tiene lugar por dos puntos importantes: la distorsión de los hechos y la invasión de la privacidad.

La distorsión de los hechos se ve mucho más marcada en la película (al satirizar críticamente el uso de este recurso en la vida real), debido a que – mediante la avanzada tecnología – pueden alterar la “realidad” en la que vive el sujeto (en este caso, Truman) haciendo creer al espectador – y al mismo sujeto – que estos hechos realmente ocurren. La invasión de la privacidad, al igual que en los reality shows de nuestra realidad, se basa en el seguimiento constante y carente de consentimiento al individuo en cuestión. La película satiriza este factor mencionando las cincuenta mil cámaras ocultas – incluso en el mismo sujeto – que transmiten, desde muchísimos ángulos, la gran mayoría de los aspectos de la vida de Truman, aspectos en los que la gente tiene el mayor interés, los que la gente disfruta viendo sin importar la forma en que estén manipulando los hechos y la misma vida de los individuos.

Además de estos dos factores importantes, existe un tercer factor que se encuentra notoriamente presente en la cultura mediática actual: la publicidad. En un par de ocasiones, dentro del “show” se promocionan productos descaradamente y frente al mismo protagonista, quien no tiene idea de aquello y lo ve como algo desconcertante, pero no por eso extraordinario. Puede notarse, además, que las personas que siguen fielmente el programa con ávidos compradores de los productos publicitados incluidos en el programa con un claro propósito lucrativo, al tener los productos una característica particular: el hecho de ser los mismos que el protagonista utiliza, por lo que tienen un “valor” añadido que hace más satisfactorio el consumo.

Lo anterior deja en claro que, para lograr capturar a una amplia audiencia mediante la entretención televisiva, la distorsión de los hechos resulta ser un factor principal, debido a que tergiversa la realidad y esta alimenta con una “realidad” alterada al consumidor. Además, esto no solo ocurre con la entretención y los realitys, sino que también con los medios de comunicación masivos y canales/estaciones de información y noticias, al estar en su mayoría adueñados por grandes corporaciones, la película hace una pertinente sátira hacia como el poder que se tiene sobre los medios puede determinar la “realidad” que la gente ve.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s